sábado, 3 de noviembre de 2018

Concentración



Si tu mente está inquieta no puedes hacer progreso alguno. Cuando los rayos de la mente son recogidos mediante la práctica, la mente llega a concentrarse y obtienes ananda, gozo, desde el interior. Silencia los burbujeantes pensamientos y calma las emociones. Debes tener paciencia, una voluntad adamantina y una persistencia incansable. Debes ser muy regular en tus prácticas. De otro modo, la pereza y las fuerzas adversas te alejarán de la meta. Una mente bien entrenada puede ser fijada, a voluntad, sobre cualquier objeto, sea dentro o fuera, con la exclusión de todos los demás pensamientos. Cada uno posee alguna habilidad para concentrarse en alguna rama. Pero para el progreso espiritual la concentración debe ser desarrollada en un grado muy elevado.


- La voz de Babaji

No hay comentarios:

Publicar un comentario